Miedo al compromiso

Nos pasamos las vida en busca de nuestra ‘media naraja’ y cuando la encontramos… ¡salimos corriendo! ¿Por qué ocurre esto? ¿Por qué nos asusta el compromiso?

Hoy en día es muy común escuchar a las personas hablar de ‘yo soy un espíritu libre’, o ‘me agobio’, por lo que a veces, cabría pensar que el compromiso está en crisis. El miedo a perder el control que tenemos de nuestra propia vida, a no sentirnos ‘libres’, la angustia a que nos hagan daño o la incapacidad para mostrar nuestros sentimientos, en ocasiones nos privan de compartir el tiempo con la persona amada o de vivir las experiencias que deseamos.

La clave está en afrontar el compromiso sin perder nuestra libertad. El miedo aparece ante la expectativa de un cambio. Cuando nos enamoramos de una persona, nuestra vida se ve alterada en muchos aspectos. Ahora no somos uno, sino que tenemos que pensar también por la persona que tenemos al lado, sin que ello signifique dejar de pensar en nosotros.

Pese a lo que podamos pensar, las personas más propensas a sufrir este miedo a la consolidación de la pareja aquellas que tienen cierta falta de autonomía. Les asusta la responsabilidad de sus actos y las consecuencias que estos puedan tener. Les agobia el hecho de tener que tomar decisiones así como expresar sus opiniones o sentimientos.

Se trata de personas que intentan no profundizar en lo que sienten y piensan, por lo que las conversaciones que mantienen suelen ser superficiales, no llegan a implicarse con nada.

Con la llegada de la intimidad y el paso de los meses, aparece la confusión y las dudas. La persona comienza a crear excusas para explicar que la pareja no va bien y así encontrar todos los ‘fallos’ posibles a la relación.

Hay que aprender a desprender el velo de inseguridad que pesa sobre nosotros mismos y vivir las relaciones tal y como aparecen. No por el hecho de tener una pareja has de perder tu intimidad o ti ‘libertad’, sino que ahora la compartirás con otra persona. Evitar el compromiso no es la solución al problema, sino afrontar nuestras dudas y miedos. La confianza en nosotros mismos nos hará sentirnos valorados y evitará nuestro miedo a que nos hagan daño. Esta confianza debe existir también en la propia pareja, para poder finalmente erradicar nuestras dudas e inestabilidad.

Esta entrada fue enviada por Pareja y etiquetada como , , , , , , , .

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>