Los ex, ese mundo por descubrir

En España se producen al día 326 divorcios, y lo peor no son las cifras, sino que justamente nosotros no somos los mejores a la hora de separarnos. Disponemos de mucha y variada información íntima después de pasar tantos años juntos y por norma general, la utilizamos para perjudicar a nuestro ex.

Este personaje tiene la virtud de sacarnos de quicio, borrándonos la sonrisa de los labios y, aunque lo ideal después de la separación o divorcio es no verse más, no siempre se cumple. Que si el echar de menos, que si los hijos, que si tus cosas en mi casa… y la rueda nunca acaba.

Son muchos los ingredientes para que no se establezca una amistad (reproche, dinero, desengaño) entre la ex pareja. Porque, a pesar de que podrían ser por lógica nuestro mejor amigo, tras la ruptura aún quedan sentimientos y emociones que lo impiden.

Lo que si es necesario es la comunicación para poder arreglar situaciones que han quedado pendientes o en casos de hijos. Incluso muchas parejas darían marcha atrás antes de separase.

Lo cierto es que llegado a este punto tu ex no tiene término medio, o es tu mejor amigo o tu peor enemigo.

¿Qué tal te llevas tu con tu ex? ¿Sois amigos? ¿Podríais llegar a serlo? ¡Cuéntanoslo!

Esta entrada fue enviada por General y etiquetada como , , , , , , , .

Una respuesta a Los ex, ese mundo por descubrir

  1. Ana dice:

    A pesar de que siempre dije lo contrario, hoy por hoy, no puedo ser su amiga; verlo, pensarlo incluso me hace daño. Es demasiada la decepción, la frustración, el desengaño. Sé que por mis hijos debería establecer una relación al menos cordial pero cada vez me resulta más y más imposible. Cuando me analizo me pregunto si es posible pasar del amor al desamor en tan breve espacio de tiempo. Por primera vez en mi vida uso la palabra desenamorar y es que, realmente, siento que me he desenamorado. Lo peor es darte cuenta de que no era la persona que tú creías, que su forma de actuar no son las propias de la persona que conocías y que amabas. Entonces la frustración es mayor porque piensas que has perdido muchos años de tu vida con una persona que no era realmente como la conocías. Y todo porque un día no soportó la sensación de envejecer. Sentirse capaz de enamorar a otra persona le hizo querer vivir situaciones propias de la juventud y, con ello, abandonar toda su vida anterior, sin importarle el daño que hacía a todos a su alrededor. De pronto vi ante mí a la persona más egoísta que pude haber conocido, ni siquiera sus hijas eran importantes ya; vivía y se desvivía por y para la otra persona.
    El tiempo dirá si le compensó pues confío en que el tiempo pone a cada uno en su sitio y que en esta vida el mal gratuito no puede dar beneficios. Y con todo esto, aún es capaz de pensar que nada debería cambiar y debíamos ser amigos. Por mi parte no quiero verlo ni en pintura y cuanto más pasa el tiempo más me reafirmo en mi pensar.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>